viernes, 14 de marzo de 2014

Claroscuro


Y un día, cansado de caminar ciego por esta maldita vida, en una esquina me crucé con mi Oscuridad...

Eso era lo último que esperaba... 
Fea, horrible, asquerosa oscuridad... 
Nunca había querido ni mirarla pero allí estaba...
Ella... Frente a mí.

No podía retroceder y no podía seguir sin atravesarla.

Me miró y tuve que observarla directamente a los ojos, listo para insultarla y hacerla desaparecer con toda mi luz.

Nos miramos profundamente...
Y allí me enamoré... me enamoré... y me enamoré tanto tanto que nos abrazamos con locura y seguimos el camino juntos como Uno, cantando, fumando y riendo gozosos hasta que el camino desapareció.

¡Bendita Vida!
¡Bendita Oscuridad que besas mi Luz y me iluminas!



YO SOY Hernán




No hay comentarios.: