domingo, 5 de abril de 2015

"El Fruto de la Rosa: El recordatorio para despertar". Tobías por Geoffrey Hoppe



El Fruto de la Rosa es un término que yo utilizo que describe el Despertar o el recordar que todos nosotros pusimos en la Tierra para nosotros mismos, sabiendo que en un determinado momento el Despertar estaría aquí. Necesitaríamos recordarnos a nosotros mismos, o incluso los seres angélicos en los Otros Reinos ayudarían a recordar a los seres humanos. Incluso Gaia  tiene la energía del recuerdo en sí misma, pero al final todo se reduce a todos y cada individuo humano, permitiéndose a sí mismo recordar que ellos mismos colocaron su propio mensaje de despertar, su propia señal de despertar en esta Tierra en su realidad, en su cuerpo físico para ellos mismos, y a esto le llamamos “el fruto de la rosa”.

Es tan fácil perderse en esta dualidad, y es tan fácil olvidar tu camino y olvidar de dónde vienes. Es tan fácil sumergirse en esta cosa llamada realidad humana en la Tierra, y te olvidas. Tantos humanos crean un tipo de pesadilla para ellos mismos, repitiendo lapsos de vidas uno tras otro, regresando a la Tierra con las mismas relaciones que acababan de dejar, volviendo a los mismos problemas y dificultades y desafíos. Es ciertamente como un mal sueño, y siguen tratando de encontrar la manera de salir de esa prisión. Ellos siguen tratando de descubrir nuevas maneras de salir, pero todo el tiempo, porque están usando las viejas herramientas humanas, de manera que apenas se están enterrando a sí mismos más profundamente.

Llega entonces un punto de rendición, también un punto de recordar. Cuando vienen a través de este hermoso símbolo, el fruto de la rosa, el recordatorio que ponen en la Tierra para sí mismos para despertar, entonces el proceso de despertar comienza a desarrollarse. Esto no sucede en un día o un año, y para muchos seres humanos puede que no lleguen a producirse en una sola vida. Pero el proceso ciertamente comienza a ocurrir.

Tobías "La Hora del Sexto Sol"





"...Ustedes no ven el panorama completo. No pueden, por la energía en la que se encuentran. Pronto lo harán. Estando aquí con ustedes quizá podamos ayudarles a comprender que en realidad sí hay un panorama más amplio. En verdad existe un propósito y un significado para todo lo que han estado haciendo. Ni un pensamiento ni una inhalación ni una acción se desperdicia. Ni una lágrima pasa desapercibida para el Espíritu...

¡La forma de la nueva energía apenas se fundamenta sobre los métodos antiguos! Como habrán descubierto, cuando tratan de construir sobre las bases de la antigua energía, llegan a una calle sin salida. ¡No funciona muy bien! Se les pide que busquen en los lugares nuevos dentro de su nueva energía y alrededor de ustedes. Ustedes nos preguntan, “¿Dónde consigo esta nueva energía?”. Queridos amigos, hagan contacto con lo que se llama “su Verdadero Ser”, o como preferimos llamarlo “Su Ser Interior”. Siéntense en el salón interior de su nuevo hogar, una metáfora de sentarse en un lugar quieto. Sin forzar nada en sus mentes. Sin forzarse a hacer nada. Simplemente sean, y simplemente escuchen, y les llegará. Tengan paciencia y se les manifestará. Sabemos que esto es verdad. ¡Sabemos que esto es verdad!


Ahora, esta noche continuaremos discutiendo un poco acerca del viaje del príncipe llamado Jack. Este también es el viaje de ustedes. De hecho ustedes son Jack. Utilizamos esta parábola para poder explicar el largo viaje que han estado realizando. Como saben, Jack era un príncipe en el reino. Hacía largos viajes para satisfacer su necesidad de crear, de expandir, de aprender más, y de permitir que su amor se vertiera hacia afuera. En uno de esos largos viajes, Jack llegó al final de la tierra.  Llegó al gran océano. En ese momento se planteó una pregunta: continuar o regresar al reino. Pero, como saben, Jack no podía resistir la tentación de un viaje.

Se echó al agua, sobre este nuevo tipo de energía que nunca antes había experimentado, esa energía que metafóricamente llamamos “agua”. Y navegó y navegó hasta que llegó al Muro de Fuego, una metáfora que describe el final del Primer Círculo. Era el fin de la creación tal como se conocía. Trató de volverse. Trató de no ser atraído hacia el Muro de Fuego, pero de hecho lo fue, de hecho lo fue.

Cuando Jack entró al Muro de Fuego SE DESINTEGRÓ en billones y billones de fragmentos. Este resultó ser un evento muy traumático para él. Cuando apareció del otro lado del Muro de Fuego, era diferente. La mayor parte de su energía y su conciencia se retiró hacia un “capullo”.  Se mantuvo envuelta en un “capullo de energía” en donde tendría un largo sueño. El propósito de eso era experimentar un VIAJE INTERIOR. 

Sin embargo, una parte de Jack no quedó dentro del capullo. Parte de su ser continuaba más allá del Muro de Fuego y pasó hacia un espacio vacío. Pasó a la nada, hacia la oscuridad total. Cuando Jack abrió los ojos del otro lado del Muro de Fuego, vio una imagen espejo de sí mismo. Vio su opuesto. Vio la dualidad. Por primera vez Jack ya no era una extensión de la unidad. Ahora era “dos”. Y este fue el comienzo de la dualidad como la conocen ustedes.

A medida que la dualidad tomó forma en el vacío, se desataron grandes guerras. Hubo muchas batallas entre las entidades que habían cruzado el Muro de Fuego hacia el vacío. Estaban ustedes y Jack y muchos, muchos otros. Se desató la lucha por regresar al Hogar. En un esfuerzo desesperado por regresar al Hogar en el reino, ustedes trataban de tomar la energía de los otros. Hubo guerras, en las que algunos trataban de capturar la energía de otros, pensando que esa era la forma de regresar al Hogar, pensando que se trataba de un tipo de combustible.

Las batallas le dieron poder a esas cosas que ustedes ahora llaman “dualidad”. Las batallas se intensificaron e hicieron que la dualidad -la energía de dos- fuese más grande y más fuerte. Durante ese período de grandes guerras, el vacío se transformaba en una nueva realidad. Se creaba su universo físico con todas sus estrellas y galaxias.

Las batallas se volvieron arrolladoras. Ningún lado lograba dominar o ganar, usando sus términos. Así que en cierto momento se llegó a un ESTANCAMIENTO, un alejamiento. Se supo que las batallas no podían continuar. Algo debía cambiar para que Jack y ustedes y los demás pudiesen avanzar.

En esa época, había muchas, muchas entidades en su nuevo y creciente universo y el estancamiento llegó a tal punto que ninguno de los lados, ninguna de las energías de la dualidad podía funcionar o moverse. La energía dejó de expandirse, porque en el centro de todas las cosas siempre existe el deseo de expandirse. Esto contradecía todo lo que el Espíritu sabía y todas las cosas que alguna vez supo Jack. Hablamos con muchas metáforas esta noche.

Queridos amigos, los muchos grupos que existían en su universo discutían. No se trataba de entidades con formas físicas como las que ustedes creen conocer. Se trataba de entidades que tenían una energía y vibración definida, pero no habían descendido a la materia física. Muchos de ellos se reunían para discutir la necesidad de verdaderamente comprender la naturaleza de la dualidad. Mientras se reunían y discutían, se dieron cuenta de que las batallas en ambos lados habían demostrado muy poco. Había llegado el momento de acabar con ellas. Llegó la hora de seguir adelante y expandir con la siguiente parte del viaje.

Muchas entidades se reunieron. Así se formaron lo que ustedes conocen como “los concejos” o “familias de energía”, “las familias celestiales”. Se reunieron, y en el nivel más elevado de las familias, se acordó descender, disminuir la vibración de ciertas entidades, ciertos ángeles, que representaran a ambos lados de la dualidad. En este nivel menor de vibración las entidades tomarían lo que ustedes conocen como “cuerpos biológicos”. Manifestarían la masa. En parte, la razón de esto fue DESACELERAR LA CREACIÓN, para que no fuese tan rápida como antes. Se desaceleraría. Habría oportunidades para vivir la experiencia. Habría oportunidades para evaluar y ayudar a equilibrar. Cuando ustedes eran ángeles en su universo recién en creación, creaban casi a la velocidad de pensamiento. A veces se les escapaba de las manos. A veces, queridos amigos, ¡no sabían de qué lado estaban! No sabían cómo evaluar apropiadamente su propia energía y las cosas parecían fuera de control.

Se decidió disminuir la velocidad de la energía al colocar su espíritu dentro de la masa. También se decidió que NO RECORDARÍAN el viaje que los había llevado hasta ese momento. No recordarían las batallas. No recordarían haber atravesado la Pared de Fuego. No recordarían el reino de donde venían. Sería un nuevo comienzo. Les permitiría a ustedes y al Espíritu realmente comprender la naturaleza de la dualidad y la naturaleza del “dos”.  Hasta ese momento en el que cruzaron el Muro de Fuego, el Espíritu siempre había sido una expresión del “uno”. Venir sin recuerdos dentro de una forma física a la Tierra, les permitiría verdaderamente comprender la dualidad.

Había muchas, muchas entidades angelicales en su nuevo universo en esa época, y por supuesto, la mayoría de ellas quería ser parte del nuevo lugar en la Tierra. Cuando se solicitaron voluntarios, queridos amigos, ustedes estaban entre los primeros. Ustedes estaban entre los primeros. Ustedes vinieron a la Tierra primero sin forma física. Cambiaron su energía con la ayuda de muchas, muchas entidades del otro lado. Cambiaron su energía de tal forma que les permitiese entrar en la dimensión de energía de la Tierra. Visitaron la Tierra en su forma angelical mucho tiempo antes de venir en su forma biológica. Ustedes y otros vinieron para establecer los formatos y las redes de energía. Vinieron para armar los tejidos y las bases. Visitaron este lugar para aclimatarse, así como para ayudar a armar la energía. Había mucha ayuda por parte de los ángeles que no harían el viaje con ustedes. Hablaremos de eso un poco más en nuestras próximas sesiones.

En cierto momento, queridos amigos, cada uno de ustedes descendió a la Tierra y eventualmente adoptaron el cuerpo humano. Comenzaron su ciclo de encarnaciones. Comenzaron a caminar sobre la Tierra en muchas formas diferentes, formas físicas. Caminaron sobre la Tierra en una vida como hombres, en otra como mujeres. Caminaron de muchas formas para experimentar esa cosa llamada “dualidad”.

Ahora, aquellos de ustedes que están aquí y que se conectan con el Círculo Carmesí interdimensionalmente, ustedes son los que están culminando su ciclo sobre la Tierra. Ustedes son los que han llegado lejos. Ustedes son los que se preparan para reunirse con Todo Lo Que Son. Ustedes son los que se quedarán en la Tierra para ser los maestros de los que están atravesando.

En muchos de sus sueños ahora, regresan a ese momento antes de su llegada a la Tierra. Regresan a ese momento en el que ayudaban a transmutar el vacío para convertirlo en realidad, cuando vivían en épocas de guerras y batallas. Están viajando de regreso al ahora para tratar de resolver mucho de lo que ocurrió.
Esto es bastante difícil de describir, queridos amigos. Aún cuando están sentados aquí hoy y viven sus vidas humanas y vienen a completar su propio ciclo en el largo viaje, también están de regreso en esos otros lugares. Están de regreso a la época anterior a su venida a la Tierra. Están de regreso a la época en que el universo era creado. Cuando cierran sus ojos de noche y entran a su estado de sueño, una parte de ustedes viaja de vuelta. Ustedes viajan en el tiempo y en el espacio hacia su PASADO. Le dicen a su alma del pasado que llegó el momento de reunirse, de la unidad. Hay un avance. No hay necesidad de batallas porque han encontrado otra salida. Regresan para decirle a su viejo ser que es hora de terminar los  conflictos, de terminar con el caos. Ustedes están en el ahora, resolviendo el pasado.
Está ocurriendo algo interesante aquí, queridos amigos, queridos Shaumbra. Muy interesante. El viaje que hacen de noche en sus sueños. Su viaje de regreso al momento después en que atravesaron el Muro de Fuego y antes de que vinieran a la Tierra, el momento en que se construía el vacío, la época de las grandes guerras. ¡Ustedes viajan hacia el pasado al mismo tiempo que su conciencia viaja hacia aquí, hacia su presente! ¡Y a veces se encuentran justo en la mitad!
En nuestra última reunión hablamos sobre los que ustedes llaman “extraños”, que son en realidad aspectos de ustedes en el pasado. Se trata de los seres con los que se encuentran en la noche, porque ustedes están regresando para resolver algo viejo. Ellos viajan hacia el presente para resolver el caos en su “ahora”. ¿Les extraña que sus sueños sean tan intensos?

Cuando despiertan de un sueño, sus mentes ofrecen una interpretación simbólica de la experiencia que tuvieron. No regresan con una imagen clara de lo que sucedió. Son una serie de símbolos y generalmente relacionados con personas y eventos presentes en sus vidas actuales. Generalmente, en sus sueños, ustedes interpelan a las personas que están a su alrededor ahora, su familia y aquellos con los que trabajan. ¿Por qué sucede esto amigos? ¡Porque aquellos con los que ustedes están en su vida actual, aquellos que están sentados en el segundo círculo esta noche, son las mismas personas con las que batallaron en el pasado! Por eso es importante para ellos estar aquí esta noche. ¡Existe tanta perfección en lo que está sucediendo ahora! Ustedes luchan en el pasado y siguen teniendo conflictos ahora. Y esas situaciones que tratan de resolver con ellos en el pasado, también tratan de resolverlas ahora.

El tejido es complicado. Aquellos que están aquí hoy en el segundo círculo los verán de forma extraña cuando se vuelvan a encontrar, porque sabrán que ustedes saben, pero ¡no van a saber cómo saben ellos! Hay un deseo en lo más profundo de su ser de resolver estas cosas, de devolver las cosas hacia la unidad y luego avanzar hacia una mayor expansión, avanzar hacia la energía de la Nueva Tierra. Gran cantidad de energía se derrama sobre esta situación ahora mismo. Son incontables las entidades que no tienen forma humana que ayudan en estos procesos.

Nosotros sabemos que ustedes son los primeros en adoptar la nueva energía y que al mismo tiempo, están sanando el pasado. Están resolviendo los conflictos de su universo y de sus galaxias, en niveles de dimensiones que ustedes no anticiparían. Están trabajando para resolver esto, para unirlos, para pasar de la dualidad a la nueva energía de cuatro. La energía de cuatro es equilibrada. Es la energía de la creación en su mundo material. Por eso los honramos tan profundamente. Por eso sabemos que ustedes serán maestros sabios y compasivos.

Ahora pasaremos a la Lección Ocho de esta noche, pero le pedimos a cada uno de ustedes que se ponga cómodo con su cuerpo biológico antes.

Queridos Shaumbra, la Lección Ocho de la Serie El Creador es una lección importante, que ustedes pronto enseñarán a otros. La lección ocho es hermosa ¡y tiene tanta tarea! (Risa de la audiencia).  Le pedimos a cada uno de ustedes que entre en su casa ahora. Siéntense en la energía de su Ser divino, en el estado de ser divino. Les contaremos una breve historia antes de revelar la lección.

En la Sala Interior de su Nueva Casa está un miembro de la familia, que llamamos Shaumbra. Su nombre es Catherine. Catherine se encuentra llorando esta noche que la visitamos. Está muy triste. No se siente segura de quién es. En privado, Catherine le ha dicho a su Ser y a su Espíritu que es hora de ir a Casa. Ya no siente que su vida tenga un propósito o un significado. Catherine llora muchas lágrimas, porque no comprende. Le ha pedido al Espíritu una y otra vez que le dé las respuestas, pero oye muy poco. Las respuestas que le llegan son simples pedacitos, simples trocitos. No son respuestas completas. Aquella que es familia, Shaumbra, a quien llamamos Catherine ha estado batallando con lo que ella llama “depresión”. Ha ido a un médico y recibió unas pastillas para sobreponerse a su depresión. Pero queridos amigos, se percató de que ni siquiera las píldoras aliviaban ese profundo sentimiento dentro de ella, ese sentimiento de tristeza.
Catherine llora esta noche porque ha tratado muchas cosas diferentes. Ha intentado muchas formas de ser y de actuar y de ser buena y de hacer lo que es correcto. Pero esas cosas no parecen haber funcionado muy bien en su vida. No comprende y se siente un poco abandonada por el Espíritu.  Oh, ella sabe dentro de sí que sus guías la dejaron hace algunos años. Perdió un empleo que significaba mucho para ella. Lo ha reemplazado por uno que no tiene tanto significado para ella. Perdió lo que ella creía que era importante en su trabajo diario. Algunos miembros de su familia la han evitado por sus creencias y sus pensamientos. Cuando hablan con ella, lo hacen como si fuera una limosna. Ya no lo hacen con sentimiento y amor como antes y ella no comprende por qué.
Últimamente, Catherine ha estado físicamente agotada. Su energía es baja y no comprende esto, porque ella va a los facilitadores. Va a las personas que ayudan a reconstruir la energía humana. Eso funciona por un tiempo, pero no a lo largo de semanas y meses. No comprende; por eso salen lágrimas de sus ojos. Aquella que se llama Catherine, aquella que es nuestra familia, que es todos nosotros, no experimenta un sentido de propósito, de seguir avanzando, no tiene deseos fuertes. Hay veces en las que cree que simplemente podría no hacer nada, ni siquiera leer un libro, ni ver la televisión. Catherine cree que todo el amor y los sentimientos la han abandonado. No siente la energía de la esperanza que sentía antes.
Hagamos una pausa aquí con Catherine y hablemos sobre lo que está sucediendo. Conversemos sobre lo que les está pasando a muchos de ustedes en estos momentos. A medida que pasan de la vieja a la nueva energía, abandonan muchas cosas que estaban profundamente arraigadas en ustedes. Liberan muchas cosas que eran importantes y cercanas a ustedes. Al hacer esto, se crea un vacío. Se crea la vacuidad. Cuando Catherine, o ustedes, regresan para tratar de recuperar lo que conocían anteriormente, para construir sobre eso, para llevar lo que están aprendiendo en estas clases, para llevar lo que están aprendiendo como un ser humano que emerge y que es divino y tratan de aplicarlo a lo antiguo, no funciona. Lo antiguo y lo nuevo son como agua y aceite. Crea un espacio de gran vacío.
Como mencionamos anteriormente, ustedes se están volviendo más sensibles física, emocional y espiritualmente. Pero aún no lo adoptan. Para esta nueva energía es difícil entrar cuando ustedes aún se aferran a lo antiguo. Oh, sí, seguro que muchos de ustedes se despiertan a las tres de la mañana, algunos a las cuatro (Risa de la audiencia) para preguntarse quiénes son ahora, qué están haciendo. Se despiertan a esa hora por varios motivos. En primera instancia, acaban de terminar con una serie de lo que ustedes llaman “sueños”, que nosotros llamamos “realidades”, en los que regresan a ese momento anterior a su llegada a la Tierra, para resolver la energía de la dualidad. Ustedes regresan de esos viajes con la sensación de haber tenido una pesadilla, a veces con una sensación de gran estrés. Esto los despierta. A veces, específicamente, también los despertamos de esas experiencias, porque sabemos que ¡necesitan aunque sea unas cuantas horas de descanso antes de ir a trabajar! (Risa de la audiencia).

Queridos amigos, despiertan a las tres o cuatro de la mañana pensando sobre sus vidas como seres humanos, preguntándose quiénes son, preguntándose hacia dónde girar. Para la mayoría de ustedes la única solución que consiguen es abandonarse, abandonarse. Les hemos escuchado decir, “No sé hacia donde ir.  No sé qué hacer después. Ya no sé que es correcto y que no lo es; por lo tanto, libero y abandono”. Queridos amigos, eso es lo apropiado. A medida que liberan, que abandonan, caen en las manos amorosas de quien son en realidad, del Espíritu, del Dios que son. Cuando liberan, no caen en una caldera de fuego. No caen en el abismo, aunque eso es lo que temen. Caen en las manos amorosas del Dios que son.

La forma en que toman sus decisiones de vida será diferente. Están acostumbrados a tomar decisiones y a escoger cada día. Generalmente, tenían que escoger una de tres opciones. Debían decidir si moverse a la izquierda, a la derecha o no moverse. Sus decisiones eran ir hacia la luz, ir hacia la oscuridad o quedarse exactamente donde estaban. Sus decisiones eran de retroceder, de avanzar o ninguna de las dos. Hasta ahora, llenaban sus días decidiendo entre estas opciones. Ahora llega a sus vidas una nueva forma de tomar decisiones. A medida que abandonan, lo ven con claridad y se preguntan por qué no lo habían visto antes.
Dentro de la nueva energía, al escoger no se limitan a la luz, la oscuridad o lo neutro; positivo, neutro o negativo; izquierda, derecha o centro. Hay una nueva opción. La llamaremos: TODO, T-O-D-O. Se les presenta otra opción y llega del saber. Es un nuevo tipo de opción, una respuesta nueva que sobrepasa a todas las anteriores. Llega como un saber. No tendrán que realizar el ejercicio mental de escoger entre izquierda, derecha o centro. Esa decisión les llegará de arriba. Será TODO. Será Todo lo que es. No será una opción para ustedes. Simplemente será un saber, el saber de la divinidad. Entonces se moverán en esa dirección. Observarán la lucha que tenían antes cuando debían escoger dentro de la antigua energía humana. TODO parecerá lleno, inclusivo y completo. TODO parecerá lleno de amor, mientras que las otras opciones que tenían anteriormente eran sólo soluciones parciales.

Tienen una nueva forma de tomar decisiones, pero antes de que eso pueda ocurrir, algo más tiene que suceder. Algo más llegará a sus vidas. Regresamos ahora a Catherine quien está llorando calladamente, preguntándose qué hacer ahora. Está sentada en este instante, preguntándose si cruzar a la izquierda o a la derecha o quedarse donde está. Aún no ha visto el TODO. No ha visto ese saber glorioso que se suspende sobre las otras opciones. No ha visto hacia arriba. Así que a ella la vida le parece realmente vacía. Realmente le parece que la vida es una lucha y que es difícil, porque ella no ha visto el TODO.

Catherine se para (se pone de pie) de su lugar en el Salón Interior tan frustrada o quizá más frustrada que cuando llegó, porque las respuestas no están allí. Ella esperaba y anhelaba y hasta rezaba para que el Espíritu se manifestara frente a ella. Ella pensaba que si el Espíritu no estaba disponible, entonces quizá, yo, Tobías me manifestaría ante ella y le daría las respuestas. (Risa de la audiencia). Pero como saben, queridos amigos, eso no es apropiado.

Catherine se para y deja su Salón Interior. Camina por su Nueva Casa. Se asombra ante lo vacía que es considerando el tiempo que ha vivido allí. Oh, claro que hay un horno. Hay hasta unas bandejas con servilletas en el mesón de la cocina. Pero en las otras habitaciones no hay casi muebles. De hecho hay una gran luminosidad, pero aún ella no se conecta con esa luz. De hecho ha escuchado una vibración, particularmente cuando realmente se ha entregado. Ella ha escuchado el zumbido, la música callada, esa vibración de las que yo, Tobías, les he hablado, pero con la que no se había conectado.

Catherine camina por su Nueva Casa, vagando de habitación en habitación, pidiéndole al Espíritu que llegue con las respuestas. Le pide a sus guías que por favor regresen, a pesar de que sabe que se han marchado. Negocia con ellos. Les promete ser más buena con ellos y dejar de pedirles tantos favores tan sólo que vuelvan a entrar a su energía. Vaga por su nuevo hogar, sintiéndose muy triste y sola. Decide salir a caminar. Quizá haya algo fuera de la Casa Nueva que haya pasado por alto, algo de nuevo en la dualidad, en su vida diaria, de nuevo en las calles. Quizá haya pasado por alto alguna señal importante. ¡Quizá haya un ser humano con un mensaje para ella!

Mientras camina hacia la puerta principal, de reojo observa un resplandor. Algo le llama la atención y la hace detenerse. No mira a la izquierda, ni a la derecha, ni siquiera mira el lugar en el que sus ojos parecen enfocados. En su lugar, ella ve más allá y a través de estas cosas. Ella mira hacia un lugar llamado el TODO. En esta nueva dimensión que ahora la une con la dimensión humana, ella ve algo que no puede creer que haya pasado por alto. Estaba ahí desde el mismo instante en el que entró en su Nuevo Hogar. Sobre la mesa, en un jarrón, hay una ROSA DE CRISTAL.

Conversamos con ustedes sobre esto en una canalización hace unos once meses. Cuando entraron en su Nueva Casa, sólo había una cosa dentro de ella y era de cristal. Les dijimos que esa rosa de cristal daría un fruto. Que producía un fruto, a diferencia de cualquier otra rosa que hayan conocido jamás.

Catherine ajustó su visión más allá de lo típico hacia el TODO. Entonces se aproximó a la rosa y una sensación de saber la cubrió. No luchaba ahora con la pregunta, “¿Qué debería hacer con esta rosa?” porque ella observaba el TODO. Observaba más allá de las opciones obvias de: tocar la rosa, no tocar la rosa o no hacer nada. Ella observaba el TODO y en ese saber sabía que hacer. No permitió que su intelecto humano atravesara el proceso normal de dualidad, de lucha con las opciones. Intuitivamente sabía que era hora de tomar la fruta de la rosa y recibirla, colocarla en su boca, digerirla y introducirla en su ser.

¡Queridos amigos, la fruta de la rosa que está en su Nuevo Hogar es la pasión que existe dentro de la nueva energía!

LECCIÓN OCHO: RECIBAN LA FRUTA DE LA ROSA. Reciban la Fruta de la Rosa. Se trata de la pasión que dejaron atrás. Se trata de la pasión que dejaron cuando vinieron a este lugar llamado “Tierra”. Se trata de la pasión que tenían en el reino, en el Primer Círculo. Se trata de la pasión que traían con ustedes, aún a través del Muro de Fuego. Pero cuando llegaron a la Tierra, esa pasión se quedó atrás. Se quedó atrás. Su pasión, su pasión divina fue reemplazada por una cosa que se llama “ego humano”. Ustedes construyen su vida sobre eso. Sus pasiones se convirtieron en cosas de naturaleza humana. Tenían pasiones por otras personas. Tenían pasiones por la comida. Tenían pasiones por cierto tipo de trabajo y expresión creativa que hacían sobre la Tierra. Pero esa pasión se basaba en su condición humana, ¡no en su derecho por nacimiento como ser espiritual!

CUANDO USTEDES RECIBEN EL FRUTO DE LA ROSA, TRAEN DE VUELTA SU PASIÓN DIVINA ¿Qué era lo que le hacía falta a Catherine en la habitación, mientras estaba sentaba ahí llorando? ¿Por qué sentía ese vacío? Porque había abandonado las viejas pasiones humanas, pasiones incompletas. No quedaba nada por dentro. No había nada que saliera del corazón. Había un vacío.

Queridos amigos, cuando llegaron a la Tierra y descendieron a sus cuerpos biológicos, se dividieron en muchas otras partes, partes que llaman “chacras”. Ustedes tenían siete chacras en su cuerpo biológico y otros cinco en sus campos etéricos. Como mencionamos, estos se están uniendo para convertirse en un solo chacra. Se están uniendo. Aquellos que son etéricos y aquellos que están en su cuerpo físico se están uniendo, el “chacra único”.

A medida que reciben la fruta de la rosa de cristal, se devuelven a sí mismos la pasión que habían dejado atrás. A medida que hacen esto, se sienten renovados dentro de la energía de sus cuerpos. Se sienten renovados en sus propósitos. Traen de vuelta ese importante elemento de pasión divina hacia su ser. Las antiguas pasiones humanas incompletas que se basaban en el ego se han ido. Por eso Catherine se sentía incompleta.

A medida que reciben la fruta de la rosa dentro de su ser, éste prenderá una pasión que no podemos describir ahora, porque no se puede explicar en palabras humanas. Viene de una energía a la que no están acostumbrados ahora. Es una experiencia que tendrán solos, pero les llenará. Sentirán una nueva luz brillando desde su interior y que brotará desde ustedes. No será igual a nada que hayan experimentado hasta ahora. No se puede crear desde la mente humana. No se puede elaborar desde el ego. Para aquellos que dicen que pueden tratar de controlar esto desde un nivel humano: no funcionará. Reside en ese lugar del TODO. Está disponible para cada uno de ustedes.

En la Lección Ocho utilizamos las palabras con mucho cuidado. Les pedimos que reciban la energía. Nosotros sabemos que ustedes, como trabajadores de la luz, ¡no son muy buenos recibiendo! Sienten que deben comenzar de abajo hacia arriba y crearlo todo, luchar por todo. Acá tienen un obsequio. Reside en su hogar. Es algo de lo que hemos hablado hace once meses. Es de ustedes. Se trata de su pasión espiritual. Es suya, para que la adopten dentro de ustedes. Esto traerá una renovación, pero una renovación en un lugar diferente al que han estado acostumbrados.
Queridos amigos, ustedes están cambiando. No pueden construir sobre las bases de su antigua energía. Están pasando hacia una nueva energía. Hagan que la pasión que llevaban con ustedes desde el reino a través del Muro de Fuego hasta el momento anterior a su llegada aquí regrese a ustedes.
La pasión, queridos amigos, es el amor expresado. LA PASIÓN ES EL AMOR EXPRESADO. La pasión es algo que ustedes tenían todo el tiempo, porque siempre lo expresaban externamente. Jack siempre expresaba externamente. El Espíritu siempre se ha expresado externamente hasta que una parte de ustedes fue al capullo. Cuando llegaron a la Tierra, apartaron esa pasión.  Ese fue uno de los patrones que crearon.  Crearon la dualidad.  Crearon un tipo de amnesia. También dejaron atrás su verdadera pasión, su pasión divina. Construyeron sus vidas sobre las querencias y las necesidades y las pasiones humanas que son pequeñas en comparación con su pasión divina. Como saben, la rosa que representa la expresión del amor también tiene espinas. Queridos amigos, si intentan controlar esa pasión con su vieja energía, su antigua forma de ser humana, sufrirán. Es por eso que las espinas están allí. Si intentan utilizar esta nueva pasión para simplemente re-crear sus viejas formas de ser, les dolerá. Esa pasión y el amor que se expresa con ella, están diseñados para la nueva energía.

Si se preguntan por el uso adecuado de su nueva pasión, busquen la respuesta en el TODO. Busquen la respuesta en el lugar que está arriba, que es mucho más completo que los sitios en los que han estado buscando anteriormente. Si no están seguros, queridos amigos, simplemente quédense sentados dentro de un espacio silencioso.  Les llegará. Obtendrán una respuesta desde el saber. Esto les ayudará a encender su nueva pasión y llevarlos a nuevas formas de creación.

Lección Ocho: Reciban la Fruta de la Rosa. Asuman ahora la pasión que siempre ha sido suya, la pasión que renovará su vida dentro de la nueva energía, no en la vieja. Si sus expectativas fueron simplemente las de hacer que su viejo ser de energía creciera, se hiciera más fuerte y más poderoso, las espinas de la rosa les recordará que esto no es adecuado. La pasión será el combustible de la nueva energía para ustedes. Será su renovación y la de Catherine. Le traerá plenitud y sentido a su vida, pero de una forma que nunca había experimentado en ninguna de sus vidas anteriores.

Se trata de una lección sencilla. Tienen una pequeña tarea, queridos amigos, diferente que la de conseguir el momento de silencio adecuado para enfrentar la entrada principal de su nuevo hogar, para sentir la vibración del jarrón con la rosa de cristal. Entonces, cuando estén listos, cuando TODO los guíe, simplemente tomen esa fruta y acéptenla dentro de ustedes...



(Tobías por Geoffrey Hoppe. Serie del Creador. 
Lección 8 "Reciban el Fruto de la Rosa")


"...Cuando ustedes entraron por primera vez a la casa nueva, había sólo una cosa en este nuevo lugar. Había sólo una cosa traída del pasado; de otra forma, su casa nueva estaba vacía. Esa única cosa que fue traída desde el pasado, era la rosa de cristal. La rosa trae un fruto, y el fruto es la “pasión”.
Cuando el Príncipe Jack dejó el reino, tuvo pasión. En todos sus días en el reino, tuvo pasión. Esto era lo que lo impulsaba. Esto era lo que lo conducía. Esto es lo que causó su viaje a nuevos lugares. Cuando atravesó la Pared de Fuego fue quebrado en muchas partes, aún así, en cada fragmento de él todavía existía su pasión.
Cuando Jack abrió sus ojos del otro lado de la Pared de Fuego, su pasión aún estaba dentro suyo. La pasión era más profunda que nunca, más brillante que nunca. Cuando abrió sus ojos y vio a su oponente, y cuando comenzó la batalla, fue por la pasión que emergió en ambos lados de la dualidad. La pasión era como una danza. La pasión fue la razón para continuar adelante.
La pasión es la expresión del amor.
El espíritu está lleno de pasión.
El espíritu ES pasión.
El espíritu es la expresión del amor.
El amor se sienta en un lugar de quietud y silencio, paz y serenidad.
El amor es la aceptación de todas las cosas por lo que son, y la aceptación del Ser tal como es. Cuando la pasión es sumada al amor, una expresión comienza, una búsqueda comienza, un viaje comienza.
Esto es lo que Jack tenía y lo que ustedes tuvieron. En el reino, en el trono del rey y la reina, yacen los elementos del amor, pero ellos están quietos y en silencio. Están completos en ellos mismos. La pasión le da pies al amor.
Cuando ustedes llegaron a este lugar de la Tierra, aceptaron muchas condiciones nuevas. Acordaron olvidarse quiénes eran y de dónde venían. Acordaron olvidarse del viaje que los trajo aquí. Acordaron adoptar un cuerpo de biología en lugar del cuerpo de energía que habían conocido. Y estuvieron de acuerdo en dejar atrás esta energía de pasión espiritual que habían traído con ustedes del reino.

La pasión espiritual que los dejó cuando vinieron a la Tierra está volviendo. Está lista para ustedes... es tiempo de recibirla nuevamente.
Ha estado en su nueva casa - ustedes no se han dado cuenta. Sólo la han pasado por alto. Al volver a recibirla dentro de ustedes, les dará un nuevo combustible, una nueva totalidad, y una nueva expresión de amor en la nueva energía.

No es de admirarse que Catherine (ver historia de Catherine, Lección Ocho - “Recibe el Fruto de la Rosa”) y ustedes se hayan estado sintiendo vacíos, deprimidos, y emocionalmente pesados. La vieja pasión humana que ustedes han construido durante sus tiempos en la Tierra -lo que llamarían su ego- se está yendo. Está pasando por su propia muerte. Se está desvaneciendo.
Cosas que les interesaban en el pasado, ya no les interesan ahora. Cosas que eran importantes para ustedes en el pasado, ya no lo son ahora. ¡No hay nada malo con ustedes si esta preocupación se ha ido! Significa que este viejo ego humano está listo para seguir adelante. ¡No tienen que preocuparse por controlar sus vidas! El ego ha sido presentado como una cosa “mala”. No lo es.
El ego ha sido un elemento importante en todas sus vidas sobre la Tierra. Ha sido el cimiento de la energía de la Tierra hasta ahora. ¡Es soltando como se lo deja ir! ¡Es soltándolo!

...Ustedes se han comprometido a estar en la nueva energía, y al hacerlo, su propio ego, su alma y su humanidad están listos para hacerse a un lado. Es por eso que han sentido profundos cambios últimamente, en sus niveles más interiores. Lo que viene a re-unirse con ustedes es la pasión que tuvieron antes de venir a la Tierra. Esta es su pasión espiritual.

Antes de que vinieran a la Tierra, allí se sabía que esta pasión espiritual volvería a ustedes. Retornaría en el momento apropiado, cuando tuvieran la sabiduría, cuando tuvieran las herramientas y el entendimiento. ¡Está lista para regresar a ustedes ahora! Para algunos volverá con una cantidad de energía sorprendente - casi como una sacudida. Para la mayoría de los demás, será un lento pero hermoso proceso de despliegue. Verdaderamente, la rosa es un proceso de despliegue. Su hermosura se abre para revelar algo mucho más grandioso.
Esta pasión volverá a ustedes apropiadamente. Entonces, queridos amigos, ya no estarán enfrentados con sus viejas elecciones de positivo, negativo y neutro. Siempre han tenido un espectro limitado de elecciones para sus respuestas. 

La solución vendrá de un lugar al que no han estado mirando. Semejante a la rosa que ha estado allí todo el tiempo, pero que no han visto. Este conocer vendrá de un nuevo lugar.
No se asusten y no se enojen si no ven el nuevo lugar de inmediato. Siéntense en su cuarto interior, siéntense en un lugar de paz. Lleven la rosa a su cuarto interior con ustedes, si eso eligen. Admiren su belleza. La rosa es, en un sentido, su alma, su alma espiritual, que no han conocido en todos sus días en la Tierra.
Esta es una muy poderosa y, de alguna forma quizá, confusa lección. Les tomará algún tiempo y algo de paciencia entenderla. Es muy, muy poderosa y nosotros -aquellos que estamos en el segundo círculo esta noche- estamos excitados por que comiencen a trabajar con esto. Esto comenzará una serie de cambios muy maravillosos y alegres para ustedes.



PREGUNTA: Tobías, puedes decirnos más acerca de la Pasión Divina. ¿Es pasión por algo en particular? ¿De dónde viene?
TOBÍAS: Esta pasión viene de tus orígenes, del reino de Dios. Es tu derecho de nacimiento. Los ha seguido hasta el momento que vinieron a la Tierra. La Pasión Divina es algo que no intentaremos definir aquí porque, diciéndoles esto con un guiño de ojos, sabemos que los humanos tenderán a analizar nuestras palabras demasiado. Es por eso que usamos una metáfora muy simple en esta noche que recibimos el fruto de la rosa. A pesar de que Cauldre no piensa que fuimos lo suficientemente claros en nuestra canalización, esta noche, fuimos muy específicos con nuestras palabras a fin de que no sobre analicen. No les dimos un proceso, no les dimos cosas para hacer. Simplemente dijimos reciban esto dentro de ustedes y la experiencia será suya.
En respuesta a tu pregunta, tendrás una experiencia única e individual con tu Pasión Divina. Te sugerimos que no trates de intelectualizarla, simplemente experiméntala.

Hay una tendencia de los humanos… hay una tendencia en la vieja energía a analizar, a intelectualizar, a disecar, y a tratar de descifrar. Esta es una característica del ego humano. Encontrarán que su pasión divina es una -estamos luchando por encontrar la palabra aquí- es una cosa completamente diferente a su ego humano.
La pasión divina viene de permitir. Viene del ser. Viene del conocer. No viene de la mente, no viene de uno de los siete chakras. ¡Viene del alma, por que en verdad, está en su alma! Cada uno de ustedes tendrá una experiencia personal a medida que entre en sus vidas. La pasión divina no puede ser forzada y no puede ser controlada. Simplemente es.
La pasión divina aparecerá ilusoria, pero incluso con nuestra visión, podemos decirles que está aquí mismo. Está aquí mismo, es suya por derecho de nacimiento. ¡Es suya por derecho de nacimiento! No nos pregunten a nosotros o a ustedes mismos a qué se parece este fruto, a qué sabe, o cuántas calorías tiene. (Carcajada de la audiencia).
Queridos amigos, simplemente reciban esto cuando sientan que es su tiempo. (Contestando a la pregunta que alguien tenía en su mente). Y sí, sepan que pasarán por más cambios físicos. Sentirán que las cosas están girando rápidamente a su alrededor. Aún así, allí encontrarán un nuevo tipo de alegría y diversión dentro de ustedes, que no habían sentido por mucho tiempo. Pasión es la experiencia del amor.

(Tobías por Geoffrey Hoppe. Serie del Creador. 
Lección 8 "Reciban el Fruto de la Rosa P&R)



No hay comentarios.: